Cómo construir un invernadero casero – Nuestra Guía

¿Cómo construir un invernadero casero?

Con un presupuesto pequeño y sin contar con una mano de obra profesional tendrás la oportunidad de crearte la huerta que siempre has soñado en tu propia casa, y que, además, sea resistente a cualquier temporal.

Con materiales tan comunes como madera, plástico, tela mosquitera y mallados, podrás construir tu propio invernadero casero donde poder plantar distintas plantas en cualquier época del año.

Lo primero que tendrás que tener en cuenta es la superficie de cultivo que utilizarás en tu plantación, con las medidas cogidas adecuadamente, podrás ponerte a construir lo que será el lugar de tu futura huerta. Todo con tus propias manos.

En este post te diremos qué pasos realizar para crear tu invernadero a la perfección, además, te daremos algún que otro consejo que tendrás que tener en cuenta para poder aprovechar al máximo la actividad dentro de tu huerto.

Date cuenta que el invernadero que aquí te enseñamos a construir es aquel donde tengas que gastarte el menos dinero y que pueda ocuparte en cualquier patio de casa.

Materiales que necesitas para la construcción de un invernadero casero

1.- Malla de obras.

Para comenzar este ilusionante proyecto de crear tu invernadero casero primero deberás contar con las medidas del espacio donde irá situado. Una vez que tengas las medidas, podrás adquirir la base, que se fabricará con una malla o mallado, semejantes a los utilizados en cualquier obra.

Es necesario que este material sea fino y manejable, porque seguramente tendremos que manipularlo. Una vez creada la base y fijada en el suelo, también con mallas, crearemos un esqueleto que formará la estructura de nuestro futuro invernadero. Así, podremos darle la forma que más nos guste o que nos convenga. Nosotros te aconsejamos que le des forma de medio arco.

La malla puedes adquirirla en cualquier tienda especializada o almacenes para la construcción, como pueden ser Bricomart, Bricodepot o Leroy Merlin. A nivel local, los llamados polveros también suelen tener a la venta este material. Cuando adquieras este material, comprueba que sea malla metálica resistente a la intemperie.

Para su correcta manipulación, es aconsejable la utilización de una radial. Para realizar las uniones de las distintas mallas que formen las estructuras, utilizaremos alambre.

2.-Varios tubos de PVC.

Una vez que tenemos terminada la estructura y bien unida, colocaremos dos tubos de PVC del tamaño indicado, uno en cada extremo del futuro invernadero, en forma de arco, si el diseño que has escogido es en arco, y en forma de marco, si fuera cuadrangular.

Estos tubos reforzarán la unión entre los distintos mallados y nos servirán posteriormente para colocar el plástico. Los tubos deben ser finos en su grosor, teniendo en cuenta que deben servir también como protección de los salientes de la malla.

Los tubos de PVC puedes adquirirlos en las mismas tiendas que las mallas.

3.- Para la entrada, listones de madera.

Necesitarás tres listones, tendrán que ser de un material resistente. Nosotros hemos elegido laminados de madera de pino macizo, porque nos resultará más cómodo de instalar.

Colocaremos los listones en la entrada del invernadero creando un marco semejante al de una puerta, por lo que tendrás que darle a cada uno las dimensiones apropiadas (los listones de los extremos iguales y el horizontal más corto).

Los listones los montaremos en la estructura del invernadero asolapándolo con el tubo de PVC anteriormente instalado, con alambres u otro tipo de material que asegure la sujeción.

Hay otros modelos de invernadero de mayor presupuesto y calidad en los que puedes añadirle, de la misma manera que has construido la puerta, alguna ventana.

4.- La vida del invernadero depende de la calidad del plástico.

Con nuestro invernadero buscaremos alcanzar temperaturas altas en su interior, con el objeto de influir en la transpiración, respiración, fotosíntesis, floración, crecimiento y germinación de los vegetales que tengamos pensado plantar.

Para conseguir este objetivo, la cubierta del invernadero debe ser de un material que no deje escapar las radiaciones caloríficas. El más económico es el plástico.

como construir un invernadero caseroA la hora de elegir el tipo de plástico tendrás que tener presente los siguientes aspectos, como bien indica Zoilo Serrano en su libro “construcción de invernaderos”:

  • Debe ser un plástico resistente: el plástico debe tener resistencia a la rotura, que puede producirse, por ejemplo, con el contacto con el exterior
  • Ligereza: es conveniente que este material plástico utilizado como cubierta tengan poco peso para reducir las necesidades de estructura, que, además de las ventajas económicas, inciden en una mayor luminosidad al reducirse el sombreo.
  • Estanqueidad: Pocas fugas en el exterior
  • Duración o envejecimiento: el plástico se degrada con el paso del tiempo. Según el tipo que escojas, opondrá más resistencia al envejecimiento.
  • Transparencia: Consiste en dejar pasar a su través la mayor cantidad de radiaciones solares y que impida la salida de radiaciones emitidas por el suelo y por las plantas, produciendo el efecto invernadero.
  • Condensación de la humedad: La condensación de la humedad del ambiente de las cubiertas de invernadero reduce en un alto porcentaje la entrada de radiaciones solares.
Distintos tipos de material para el plástico: elegimos el polietileno.

Hemos elegido el polietileno entre varios tipos de material rara terminar nuestro invernadero. ¿Y por qué? Porque a nuestro juicio, es el tipo de plástico que reúne características de calidad-precio que necesitamos.

Las láminas de polietileno que se utilizan en este tipo de estructuras presentan una trasparencia de un 85%, no se oscurece y durante el día, es perfecto para calentar tanto el aire como el suelo del interior del invernadero.

Este tipo de plástico suele durar en buenas condiciones 2 años en lugares donde hay mayor iluminación y 3 años en sitios menos luminosos.

La sujeción del plástico no debe hacerse realizando perforaciones en su superficie, porque simplemente la fuerza del viento puede romperla con facilidad.

Es conveniente que a este tipo de plástico le realices tareas de limpieza para su buen mantenimiento y en su mayor vida.

Ventajas que te ofrece un invernadero casero

¿Todavía no tienes decidido si fabricar tu propio huerto cubierto? Pues debes saber que este tipo de cultivo contiene una serie de ventajas que lo convierten en la estructura más indicada para aquellos amantes de la ecología y de la agricultura.

Para empezar, podrás plantar durante todo el año, sin tener en cuenta las temporadas de algunas plantas y hortalizas, que solo se pueden cultivar en ciertas fechas debido al clima.

Tu invernadero se convertirá en una fuente inagotable de hacer dinero, ya que podrás comercializar tus productos en cualquier momento, maximizando así las ventas.

Estos alimentos contarán con cierta calidad, porque recibirán una atención constante y personalizada.

Es una tarea saludable y gratificante, por ocio y entretenimiento. Es saludable, porque mantendrás una estrecha relación con la tierra; y gratificante, porque te divertirás y te sentirás satisfecho cuando veas crecer aquellos alimentos que tú mismo has plantado en el invernadero que tú mismo construiste.

Ahora llega el momento que tanto has esperado, la hora de ponerte manos a la obra. Solo te queda poder disfrutar tanto de la construcción de tu invernadero casero como, en un futuro, de la plantación y recogida de los alimentos.

Etiquetas:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable CLICK CONTENTS SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 10DENCEHISPAHARD SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.